Componentes de las vacunas

Vaccine components

Además de uno o varios antígenos, una vacuna contiene otros componentes. Estos incluyen:

  • adyuvantes: mejoran la respuesta inmune a la vacuna intensificándola, acelerándola o manteniéndola durante un período de tiempo más prolongado. Un ejemplo de adyuvante es el aluminio;
  • excipientes: son componentes inactivos, como el agua, el cloruro sódico (sal), los conservantes o los estabilizantes, que contribuyen a que la vacuna no se altere durante su almacenamiento, es decir, la mantienen activa.

Estas sustancias se someten a controles constantes para garantizar que están presentes en cantidades que se ha demostrado que son seguras. Las autoridades reguladoras verifican que los beneficios de las vacunas son mayores que el riesgo que pueda suponer cualquier reacción a las mismas.

También puede haber trazas de otras sustancias utilizadas en el proceso de fabricación, como la ovoalbúmina (una proteína presente en los huevos) o la neomicina (un antibiótico).

Cuando estas sustancias están presentes en cantidades que pueden desencadenar una reacción en una persona alérgica o sensible, su presencia aparece en la información proporcionada al personal sanitario y a las personas a las que se va a administrar la vacuna. Por ejemplo, el prospecto deberá indicar si deben tomarse precauciones especiales al administrar una vacuna a personas con determinadas alergias, como en el caso de las vacunas que contienen trazas de huevo en las personas alérgicas al huevo.

 

Page last updated 13 Mar 2020