Hechos de COVID-19

¿Qué es la COVID-19?

La COVID-19 es la enfermedad asociada con el coronavirus-2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2). El SARS-CoV-2 es una nueva cepa de coronavirus que no se había detectado en humanos antes de diciembre de 2019. Hay varios tipos de coronavirus y, aunque mayoritariamente circulan entre los animales, algunos también pueden infectar a los humanos.

El brote de COVID-19 que se inició a finales de 2019 fue declarado pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 11 de marzo de 2020 (1). Es la primera pandemia causada por un coronavirus.

Symptoms of COVID-19

¿Cuáles son los síntomas de la COVID-19?

La COVID-19 presenta una gravedad variable, que puede ir desde ausencia total de síntomas (personas asintomáticas) hasta afecciones como:

  • fiebre,
  • tos,
  • dolor de garganta,
  • alteración o pérdida del sentido del gusto o del olfato,
  • debilidad general,
  • diarrea,
  • fatiga,
  • dolores musculares.

En casos graves, los síntomas pueden incluir:

  • infección pulmonar grave,
  • septicemia y choque séptico (infección generalizada y respuesta inflamatoria),

la totalidad de los cuales requieren asistencia y apoyo médico especializados.

El estado del paciente puede empeorar rápidamente, con frecuencia durante la segunda semana de la enfermedad.

¿Cuáles son las complicaciones de la COVID-19?

Un porcentaje de las personas afectadas por COVID-19 requerirán hospitalización, algunas incluso necesitarán cuidados intensivos, en ocasiones durante períodos prolongados. Las personas que desarrollan síntomas respiratorios graves pueden necesitar ventilación mecánica, por lo que podrían ser más propensas a padecer enfermedades bacterianas secundarias. Asimismo, los pacientes con COVID-19 pueden experimentar complicaciones, como ictus o infartos de miocardio, debido a la mayor coagulación. Algunos pacientes presentan síntomas neurológicos, como cambios de personalidad o en el estado de alerta.

Los índices de hospitalización aumentan rápidamente con la edad, en concreto en las personas de más de 60 años y en las que padecen enfermedades subyacentes.

Para los casos de COVID-19, el riesgo de muerte aumenta rápidamente con la edad y es sustancialmente más elevado que para la gripe. Cada vez es más evidente que algunos pacientes podrían padecer efectos a largo plazo debido a la COVID-19, como dificultad para respirar y aumento de la frecuencia cardíaca.

Transmission of COVID-19

¿Cómo se propaga la COVID-19?

Aunque se considera que los murciélagos son el huésped original del virus, en la actualidad este se propaga entre personas (transmisión entre humanos).

Actualmente se estima que, si no se toman medidas preventivas, cada persona infectada infectará a su vez, por término medio, de dos a tres personas.

El virus se transmite principalmente a través de gotitas y aerosoles respiratorios al estornudar, toser o interactuar con otras personas en estrecha proximidad (normalmente a menos de dos metros). Estas gotitas se pueden inhalar o pueden caer sobre superficies con las que otras personas pueden entrar en contacto y producir la infección al tocarse la nariz, la boca o los ojos. La transmisión también puede producirse a partir de una persona infectada dos días antes de que empiece a mostrar síntomas.

El virus puede sobrevivir en diferentes superficies durante varias horas (sobre cobre o cartón) o hasta varios días (sobre plástico o acero inoxidable).

El período de incubación medio para la COVID-19 (el tiempo entre la exposición al virus y la aparición de los síntomas) se estima actualmente entre unos cinco o seis días, pero casi siempre es de entre uno y catorce días.

Risk groups of COVID-19

¿Quién tiene riesgo de contraer la COVID-19?

Cualquier persona tiene riesgo de contraer la COVID-19, y determinados grupos de población presentan un mayor riesgo de desarrollar la forma grave de la enfermedad. Los síntomas en niños suelen ser menos graves que en adultos.

Los ambientes interiores con aglomeraciones facilitan la aparición de brotes de COVID-19. Por ejemplo, los centros penitenciarios, los centros de acogida para migrantes y las instalaciones de procesado de alimentos son lugares en los que se han notificado brotes. Es posible que el aire frío y húmedo aumente el riesgo de transmisión.

Los grupos con un mayor riesgo de desarrollar COVID-19 grave son:

  • personas de más de 60 años;
  • personas con enfermedades subyacentes, como obesidad, hipertensión, diabetes, enfermedad cardiovascular, enfermedad crónica respiratoria o un sistema inmunitario debilitado.
Prevention of COVID

¿Cómo se puede prevenir la COVID-19?

Las vacunas para prevenir la COVID-19 estuvieron disponibles por primera vez en la UE/EEE a finales de diciembre de 2020.

Se recomienda mantener el distanciamiento social (mínimo de un metro o, idealmente, dos) respecto a otras personas en los lugares públicos y evitar reuniones de grandes grupos de personas para reducir el riesgo de infección a través de gotículas respiratorias.

Para un resumen de las medidas que las personas y los colectivos pueden tomar para frenar la propagación de la COVID-19, consulte: Infografía:Medidas no farmacéuticas

El virus se introduce en el organismo a través de los ojos, la nariz o la boca, por lo que es importante evitar tocarse la cara sin haberse lavado las manos. El lavado de manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos o la limpieza a conciencia de las manos con soluciones, geles o toallitas con base alcohólica son medidas recomendadas en todos los contextos.

Treatment of COVID-19

¿Cuál es el tratamiento?

Los científicos y los médicos estudian actualmente varios tratamientos posibles para la COVID-19.

Los profesionales sanitarios tratan principalmente los síntomas de la COVID-19, más que el virus en sí, mediante un tratamiento complementario (por ejemplo, oxigenoterapia, administración de líquidos) para las personas infectadas, que puede ser muy efectivo.

En los pacientes en estado grave y crítico se están probando varios medicamentos para combatir el virus, pero su uso todavía debe evaluarse minuciosamente. Actualmente se están realizando varios ensayos clínicos internacionales para evaluar la eficacia de diversos medicamentos y anticuerpos.

Para obtener más información actualizada sobre los tratamientos contra la COVID-19, visite el sitio web de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA):  Tratamientos y vacunas contra la COVID-19

Más información

--------------------------------------------------------------------

Referencia:

(1) Alocución de apertura del Director General de la OMS en la rueda de prensa sobre la COVID-19 celebrada el 11 de marzo de 2020: https://www.who.int/dg/speeches/detail/who-director-general-s-opening-remarks-at-the-media-briefing-on-covid-19---11-march-2020

 

Nota: La información que aparece en esta ficha tiene una finalidad puramente informativa y general y no se debe utilizar para sustituir los conocimientos especializados y el juicio clínico de un profesional sanitario.

Vacunas contra la COVID-19

La EU es responsable de garantizar que vacunas contra la COVID-19 seguras y eficaces lleguen al público de la UE y el EEE. La Comisión Europea autorizó la primera vacuna contra la COVID-19 el 21 de diciembre de 2020, después de una evaluación de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y de la consulta con los Estados miembros de la UE.